Saltar al contenido

【 Todo lo que debes saber sobre los deltoides 】

23 diciembre, 2019

Los deltoides son uno de los principales músculos extra que posee el hombro, sin embargo, no es tan conocido como otros; incluso muchos piensan que no es tan importante esta parte del cuerpo. Aunque, se debe mencionar que así como cada parte del cuerpo posee un nivel de relevancia, los deltoides no son la excepción.

¿Qué son los deltoides?

 

Como fue mencionado, estos músculos forman parte del hombro y son de mucha importancia, ya que, gracias al movimiento que se realiza con ellos, se pueden hacer varias actividades. Los deltoides tienen como objetivo principal cubrir el húmero; un hueso largo que se encuentra en el brazo, aunque claramente también poseen otras funciones.

¿Donde se encuentran?

No hay mucho que decir acerca de la ubicación de los deltoides, ya que, como se mencionó anteriormente se encuentra en el hombro; por encima del brazo. Aunque, debido a su tamaño puede abarcar un gran espacio, dicho tamaño se debe principalmente a que está compuesto por al menos 3 partes, de las cuales se hablará más adelante.

Características de los deltoides

Este músculo se encuentra en una área subcutánea, aunque también posee una cara que cubre el húmero; el hueso ya mencionado. Por otra parte, entre sus características se puede encontrar su distribución, la cual está compuesta de las caras, los bordes de los deltoides y las vértices. Además, como curiosidad se debe mencionar que al igual que el resto de los músculos del cuerpo, este está compuesto por miles o incluso millones de pequeñas fibras.

Cabe destacar, que es considerado un musculo esqueletico voluntario, ya que, la teoria dice que estos son los que se encuentran atados o unidos a huesos y generalmente formados por células y fibras. Además, es considerado voluntario, ya que se controla a gusto; un ejemplo de un músculo involuntario podría ser el corazón.

Distribución

 

Los deltoides estan distribuidos de varias formas, ya que, poseen múltiples caras en el cuerpo, así como bordes, sin embargo, también se les puede llamar estructura. Estos músculos poseen al menos 3 partes en su estructura. Ahora bien, entre su distribución se pueden encontrar las siguientes:

  • Clavicular.
  • Espinal.
  • Acromial.

Cada uno de estos fascículos posee una cualidad, nombre y ubicación. La fascícula clavicular anterior se encuentra insertada en la clavícula y es por ello que posee dicho nombre. Mientras que la espinal, también llamada la posterior, se encuentra en la parte de atrás del hombro y se encuentra insertada en la espina de la escápula. Por último se puede encontrar el acromial, conocida también como lateral o medio, la cual se podría decir que se encuentra entre la fascícula clavicular y espinal.

Función de los deltoides

Cabe destacar que cada uno de estas partes de los deltoides posee una función, la cual se activa dependiendo de la actividad o movimiento que se esté realizando. Además, cada una de estas fibras encontradas en los deltoides posee una cualidad especial, la cual las diferencia de las otras.

Ahora bien, principalmente se puede hablar acerca de la fascícula anterior, esta es la que ayuda a que se pueda ejecutar la acción de estirar el brazo hacia adelante. Claramente esta es una de las partes más importantes de los deltoides, ya que, gracias a la fascícula anterior se puede realizar dicha actividad, la cual posiblemente se realice todos los días.

Luego de estas, se puede encontrar la parte espinal o posterior, la cual también tiene una gran importancia en el cuerpo. Esto se debe a que, gracias a esta parte del músculo se pueden realizar actividades en las que el brazo se deba inclinar hacia atrás. Sin embargo, esta parte del músculo funciona en conjunto con la parte medio; también llamada acromial. Aunque la mayor fuerza es ejercida por la parte posterior.

Por último, se puede encontrar el área medio de los deltoides, llamado acromion, el cual se encarga de realizar la abducción; la abducción se conoce como la acción de llevar el brazo lo más separado del cuerpo por la parte lateral. Por lo tanto, se puede decir que es el encargado de realizar una de las actividades diarias del cuerpo humano. Sin embargo, también funciona para asegurar el crecimiento del músculo a través del ejercicio o por lo menos algunos atletas lo aprovechan así.

Ejercicios para fortalecer los deltoides

 

Existe una amplia cantidad de ejercicios los cuales pueden ayudar a fortalecer los músculos deltoides; ya sea con mancuernas, discos, poleas, ejercicios físicos, barras, entre otros. Sin embargo, para que estos trabajen de forma unida existen entrenamientos más específicos, no obstante, algunos de estos ejercicios fortalecen más una parte de los músculos, que las otras áreas; es decir no son específicos para una zona.

Como se mencionó, los deltoides se pueden ejercitar con entrenamiento de discos, mancuernas y todos los anteriores; no obstante, esto aplica mayormente para la parte anterior de los deltoides, ya que ayudan a mejorar la separación muscular. Por otra parte, se pueden encontrar los ejercicios para el área medio; los cuales se basan principalmente en el levantamiento de pesas, para así poder fortalecer y darle el movimiento necesario al músculo para que pueda crecer.

Por último se encuentra la parte trasera o posterior de los deltoides, la cual, puede llegar a ser un poco complicada de ejercitar. Esta complicación se debe mayormente al hecho de que, esta parte del músculo, aunque tiene una mayor actividad en comparación con los otros, no está diseñada para tolerar mucho peso; es por ello que no es muy recomendable ejercitarla por cuenta propia, sino buscar apoyo profesional. Además, se puede ejercitar fácilmente con maquinas de gimnasio, con elevaciones laterales de pájaro o incluso haciendo press militar.

Importancia de estos músculos

Se puede concluir en que, los deltoides son uno de los músculos más importante del hombro y parte del brazo. Ya que, permiten a las personas hacer varias de las principales tareas que se realizan cotidianamente. A pesar de que son un músculo delicado, es excelente ejercitarlos para así mantenerlos fortalecidos y preparados para cualquier actividad; además que, el ejercicio también ayudará a mejorar la circulación.